Cartas catalanas (VII): El independentismo catalán ganó tanto en escaños como en votos, sin alcanzar el 50%

En las elecciones de este domingo en Cataluña, las dos candidaturas independentistas ganaron al obtener en conjunto 72 sobre 135 escaños y un 47,8% de votos, frente al 39,4% del unionismo, el casi 9% de CSQEP, donde coexistían independentistas como su candidato, partidario del derecho a decidir, y el 2,5% confederalista de Unió.
Las opciones independentistas ganaron, pues, ampliamente la mayoría absoluta en escaños en las elecciones catalanas con la mayor participación de la historia (más del 77%). Junts pel Sí (coalición transversal entre Convergència y Esquerra con la aportación de sectores ciudadanos no partidarios) obtuvo 62 escaños (9 menos que la suma de los dos partidos en el 2012) con casi el 40% de los votos, mientras que las CUP, con un 8,2% aumentaron de 3 a 10. El número de escaños y de votos entre las tres fuerzas independentistas queda sustancialmente igual: suben al 47,8% desde el 47,7% del 2012, bajan a 72 diputados desde 74, con el umbral de la mayoría absoluta en 68 de los 135 escaños), a pesar del extraordinario incremento de la participación y la defección de los democristianos de Unió, tercera vía que quedó a las puertas del Parlament con menos del 2,5% de los votos.
El unionismo del PP, PSC y C´s obtuvo un 39,4% de los votos, destacando el extraordinario éxito de la formación de Albert Rivera, que sube de 9 a 25 escaños, con un 18% de votos, consiguiendo la segunda posición. Miquel Iceta salvó los muebles perdiendo solo 4 escaños (tenía 20 y tendrá 16), con un discreto 12,7% de votos que sirve de consuelo a lo que fue ganador en Catalunya en las generales del 2004 y del 2008. Pero el PP fue el grande derrotado de la noche, con 11 escaños (tenía 19) y menos del 8,5% de los votos, con parejos resultados a los de las CUP y Catalunya sí que es Pot, que obtuvo los mismos 11 escaños que el PP.
La coalición de Podemos Cat, Iniciativa per Catalunya-Els Verds (ICV) y la filial catalana de IU fue la segunda gran derrotada, al bajar dos escaños respecto a los 11 conseguidos por ICV e IU en el 2012. Consiguió poco menos de un 9% de los votos, lo que constituye un indudable fracaso para Pablo Iglesias, que debilita gravemente la posición de Podemos en el escenario preelectoral gallego y valenciano. Sin embargo, estos votos no deberían contar ni a favor ni en contra de la independencia. En dicha coalñición coexisten independentistas, federalistas y confederalistas y la coalición como tal defiende el derecho a decidir, aunque se defina en contra de una declaración unilateral de independencia.
De lo expuesto, es evidente que el independentismo gana también en votos (47,8%), frente al 39.4% del unionismo y el 11,4% (Unió y Catalunya sí que es Pot) que apuesta por el derecho a decidir y por una conformación plurinacional del Estado.
Naturalmente que la voluntad plebiscitaria sería más evidente si la suma de votos de Junts per el Sí y la CUP hubiera sobrepasado el 50%. Pero las cuentas hay que echarlas sin sumar manzanas con peras, como hoy coinciden en hacer todos los periódicos de Madrid y ayer hicieron todas las grandes cadenas estatales de radio y TV.

Catalunya: gañou o independentismo

As opcións independentistas gañaron amplamente a maioría absoluta en escanos nas eleccións catalás coa meirande participación da historia (máis do 77%). Junts pel Sí (coalición transversal entre Convergència e Esquerra coa achega de sectores cidadáns non partidarios) obtivo 62 escanos (9 menos ca a suma dos dous partidos no 2012) con case o 40% dos votos, mentres que as CUP, cun 8,1% subiron de 3 a 10. O número de escanos e de votos entre as tres forzas independentistas fica substancialmente Igual (soben ao 47,8% dende o 47,7% do 2012, 72 deputados fronte a 74, co limiar da maioría absoluta en 68 dos 135 escanos), malia o extraordinario incremento da participación e a defección dos democristiáns de Unió, terceira vía que ficou ás portas do Parlament con menos do 2,5% dos votos.
O unionismo do PP, PSC e C´s obtivo un 39,4% dos votos, salientando o extraordinario suceso da formación de Albert Rivera, que sobe de 9 a 25 escanos, cun 18% de voto, acadando a segunda posición. Miquel Iceta safou perdendo só 4 escanos (tiña 20 e terá 16), cun discreto 13% de votos que serve de consolo ao que foi gañador en Catalunya nas xerais do 2004 e do 2008. Mais o PP foi o grande derrotado da noite, con 11 escanos (tiña 19) e menos do 8,5% dos votos, partillando resultados relativos coas CUP e con Catalunya sí que es Pot, que obtivo os mesmos 11 escanos ca o PP.
A outra suposta terceira vía, a coalición de Podemos Cat, Iniciativa per Catalunya – Els Verds (ICV) e a filial catalá de IU foi a segunda grande derrotada, ao baixar dous escanos a respecto dos 11 acadados por ICV e EU no 2012. Acada pouco menos dun 9%, o que constitúe un indubidábel fracaso para Pablo Iglesias, que mesmo enfeblece a posición de Podemos no escenario preelectoral galego. Porén, estes votos non haberían contar nin a prol nin en contra da independencia, ao se definir a coalición a prol do dereito a decidir, mais en contra dunha declaración unilateral de independencia.
Velaí que o independentismo gañe tamén en votos (47,8%), fronte ao 39.4% do unionismo e o 11,4% (Unió e Catalunya sí que es Pot) que aposta polo dereito a decidir e por unha conformación plurinacional do Estado.
As cousas han mudar e moito. En Catalunya e no resto do Estado.

Sentidiño e xenerosidade

Os resultados das eleccións municipais de maio e do proceso subseguinte cara á formación dunha hipotética candidatura unitaria ou maré galega emerxen tres realidades indiscutíbeis: (i) Só reconducindo a unha candidatura unitaria a pluralidade galeguista e progresista pode ser posíbel unha alternativa ao bipartidismo dinástico PP-PSOE. Dúas candidaturas serán dous fracasos ou medio fracasos. (ii) Esta proposta xerou unha grande corrente de mobilización e ilusión. Aquelas persoas e partidos que a destrúan non poderán eludir as súas responsabilidades. (iii) A xente do común que participou neste proceso quere unha opción galega plenamente independente de Podemos, sen prexuízo da grande conveniencia de artellar con esta compromisos concretos para enfrontar transformacións do Estado que garantan o recoñecemento da súa plurinacionalidade, pormos a axenda social e económica ao servizo das maiorías sociais e aprofundarmos na transparencia e na democracia de calidade.
Era de xeral consenso que este proceso habería basearse nomeadamente no pulo cidadán e social e que os partidos participarían con lealdade sen se atribuír o protagonismo exclusivo. Neste senso, a declaración do pasado venres de EU, Anova e Podemos Galiza anunciando que na semana vindeira publicarán un acordo político cara ás eleccións xerais supón unha auténtica emenda á totalidade ao común discurso do pulo cidadán e da transparencia. Malia que o propio documento recoñece que faltan moitos outros actores e que a proposta non é electoral, as formas son desafortunadas. E, por desgraza, conéctanse cos paos na roda e continuos pretextos e dilacións que houbo no último mes, por exemplo, para acadar a confluencia entre as dúas plataformas cidadás que pulaban polo obxectivo da candidatura unitaria: a Iniciativa pola Unión e o Encontro pola Marea Galega.
Os resultados das eleccións catalás, a posíbel confluencia entre as devanditas plataformas e a reacción da opinión pública poderían motivar que determinados actores do proceso reaxisen. Semella non estar escrita aínda a derradeira liña deste conto.

Cartas catalanas (VI): Los media españoles, salvo excepciones, se han dedicado a descalificar y no a integrar

Mundiario, junto con alguna otra prensa vasca y gallega, ha sido de las pocas excepciones en la descalificación, ya no sólo del legítimo movimiento independentista catalán, sino de la propia historia, idioma y referentes culturales catalanes. En realidad, el discurso unionista desde Madrid no se ha basado en la seducción, en la negociación o en el cariño, sino en la descalificación personal y en el desprecio a la identidad e intereses catalanes.
Es difícil, por tanto, generar ilusión cuando el discurso se fundamenta en el desprecio y en la descalificación. Porque esta Brunete mediática se refiere a Catalunya como si se tratase de una propiedad privada española. Por ello su mensaje es siempre de advertencia, amenaza e incluso confrontación.
En estas circunstancias, no es extraño que sean cientos de miles los independentistas. En realidad, uno se pregunta cómo no hay más.

Cartas catalanas (V): Podemos e ICV parece que pierden posiciones en elecciones plebiscitarias

Podemos e ICV parece que pierden posiciones en elecciones plebiscitarias como las catalanas. Pablo Iglesias y Podemos no han entendido esta campaña. Y los veteranos de ICV, Joan Herrera el primero, no han transmitido el tono que la campaña de Catalunya sí que es pot podría haber adoptado para ser transversal a determinadas capas sociales catalanas.
Los votos hablarán y podrán existir grandes sorpresas. Pero la autodenominada coleta morada, Pablo Iglesias, no ha entendido esta campaña. Erró gravemente cuando pidió los votos de los abuelos extremeños y andaluces, cuando sus compañeros de ICV bien le podían haber dicho que la Catalunya de hoy debe proponer un relato integrador, sin distinguir orígenes, en la conformación de un civismo catalán.
Y este jueves hemos visto la muestra exacta de la inexistencia de terceras vías en esta campaña. Sergio Pascual, secretario de organización estatal de Podemos plantea el firme propósito de su partido de bloquear el plan de Mas, pero no fue capaz de condenar el plan de Rajoy.
Si hay una fuerza política desdibujada en esta campaña ésta es Catalunya sí que es pot, la coalición de Podemos, IC e Esquerra Unida i Alternativa. Y su candidato Rabell. Ahora entendemos porqué Pablo Iglesias se quejaba de la campaña manifestando que sentía estar “en otro país”.

Cartas catalanas (IV): Las fuerzas políticas unionistas no están argumentando en positivo en Cataluña

En efecto, hace un año en Escocia, los unionistas también apelaron al voto del miedo, pero también intentaron la seducción de la ciudadanía escocesa, desde la emotividad y la promesa de incrementar sustancialmente su autogobierno. El unionismo español no ha intentado seducir a la ciudadanía catalana.
Decíamos días atrás que la actual campaña catalana se parecía a la del referéndum escocés de hace un año en la continua apelación de los unionistas al miedo. Pero ahí se acaban las semejanzas. En Escocia, los líderes de los tres principales partidos estatales (el tory David Cameron, el labour Ed Milliband y el lib dem Nick Clegg), realizaron un llamamiento al voto negativo apelando a los valores de la amistad y fraternidad, a los beneficios de la mutua convivencia y prometieron un sustancial incremento del ámbito escocés de autogobierno en las áreas fiscal y de Seguridad Social y en cuanto a las políticas sociales.
Los unionistas españoles, por ahora, no han ofrecido ni prometido nada. Y ni siquiera han efectuado una apelación a los lazos creados por la común convivencia o a los valores de la ciudadanía catalana. Así me lo manifiesta una amiga catalana: “Desde el unionismo nadie ha intentado seducirnos y todos intentan atemorizarnos”.

A recentralización prexudica a Galicia

A crise do sector lácteo evidenciou unha absoluta falla de resposta do Goberno galego, que abdicou das súas responsabilidades delegando toda a capacidade de resposta no Goberno do Estado. Ficou claro que a recentralización non só é un proceso xurídico, senón fondamente inserido na axenda política do PP, que definitivamente apostou na Galicia por se limitar a mal xestionar baixo as directrices políticas emanadas dende Madrid.
Mais, con ser moi grave esta renuncia da Xunta a exercer as súas competencias estatutarias, certo é que estas ficaron substancialmente limitadas polo continuo proceso de recentralización, xa encetado nos tempos de González e Aznar co pretexto de garantir o cumprimento das normas e resolucións europeas. Para máis, o Trtibunal Constitucional, sempre árbitro caseiro, fanou as competencias exclusivas do Poder Galego abusando de conceptos xerais (“planificación da actividade económica xeral”, “unidade de mercado”, “lexislación básica”) que dificultan grandemente o deseño dunha política social e económica axustada ás nosas necesidades, sempre referidas a uns sectores económicos para nós estratéxicos que, porén, para Madrid son prescindíbeis.
A crise económica foi o grande pretexto para intensificar este proceso, impedindo o exercicio de políticas sociais por parte dos Gobernos autonómicos e locais, intervindo as súas Facendas e recuperando para o Estado competencias como a determinación das aperturas e horarios comerciais, as licenzas deportivas ou o deseño dos contidos educativos.
Galicia haberá decidir se ratifica esta política (ben considerada pola opinión pública madrileña e da maioría do Estado) ou aposta por unha reforma política que nos permita blindar as ferramentas precisas para frear os actuais procesos de recentralización económica e política, directamente responsábeis da emigración da xente nova máis preparada, da crise permanente dos nosos sectores produtivos e da continua perda das oportunidades que se lle abrirían á nosa economía e ao noso benestar social se fósemos quen a dirixir o noso.

Escocia e Catalunya

Hai agora un ano xusto da decisión da cidadanía escocesa de continuar vencellados como até de agora ao Reino Unido, nun referéndum no que o 55,3 por cento votou negativamente e o 44,7% afirmativamente. Naquela decisión influiron os posicionamentos de determinados bancos e aseguradoras (Royal Bank of Scotland, Bank of Scotland, Aviva) que ameazaron con trasladar a súa sede social e operativa a Londres se gañaba o voto afirmativo. E tamén influiu o chamamento ao voto negativo dos tres principais partidos estatais (tories, laboristas e lib dem) que ofreceron, en troques, aprobar de contado un incremento substancial da autonomía escocesa, nomedamente nos eidos fiscal e das políticas sociais.
Un ano despois, esta promesa ficou sen cumprir. O premier David Cameron gañou as eleccións xerais británicas con maioría absoluta e prioriza agora a súa propia promesa electoral: un referéndum para decidiren a permanencia na Unión Europea antes do remate do 2017. Os nacionalistas do Scottish National Party (SNP) reforzáronse substancialmente despois do referéndum, furando a base electoral dos laboristas. Nas eleccións de maio quitaron o 50% dos votos e 56 dos 59 escanos escoceses en Westminster. As enquisas para as vindeiras autonómicas outórganlles unha cómoda maioría absoluta, cunha porcentaxe de voto semellante. E as mesmas enquisas inverten os números do referéndum de setembro do 2014 no caso de se celebrar agora: o 55% da cidadanía estaría polo SI e o 45% polo NON.
Cameron nega a posibilidade doutro referéndum no curto prazo. Mais o Goberno escocés do SNP considera que se Inglaterra vota por marchar da Unión Europea e Escocia por ficar cumpriría abrir outra porta á decisión popular.
Catalunya e Escocia son países e procesos distintos. Mais o que si partillan é a común apelación do unionismo político e dos seus axentes ao voto do medo, cando a convivencia en común require doutra caste de vencellos en positivo. Faltou nos últimos 25 anos en Madrid un relato con vontade integradora que recoñecese a plurinacionalidade do Estado. E agora pode ser tarde de máis.

Cartas catalanas (III): La banca reacciona cuando los independentistas están en el 50% en las encuestas

Los seis grandes bancos españoles (BBVA, Santander, Bankia, Popular, Caixabank y Sabadell) han entrado en campaña en Catalunya al reclamar respeto por el orden constitucional. En este sentido han ido más allá del Cercle de Economía (del que Oliu, presidente del Sabadell es vicepresidente) ya que éste, al menos, requirió en su llamamiento una negociación bilateral que reconociese la singularidad catalana. Este manifiesto no puede menos que recordar el efectuado días antes del referéndum escocés (que cumple ahora un año) cuando Royal Bank of Scotland y el Bank of Scotland amenazaron con trasladar su sede a Londres si triunfaba el YES.
Es evidente la conexión de este posicionamiento con los resultados de la reciente encuesta de El Confidencial, que apunta a que las CUP y Junts pel Sí sumarían el 50% de votos y un mínimo de 73-74 escaños (la mayoría absoluta está en 68) en el Parlamento catalán. Una encuesta que refleja también el desplome del PSC, el fuerte aumento de Ciutadans, la relativa contención en el desplome del PP y unos resultados muy discretos para la coalición de Podem, ICV y Esquerra Unida i Alternativa.
Falta por ver si esta llamada consigue el efecto que otras similares obtuvieron en Escocia. Donde, por cierto, las encuestas apuntan a que los resultados del referéndum realizado hace justo un año se invertirían. En números redondos, el 55% del NO sería ahora el porcentaje del YES y viceversa. Y es que las promesas de los líderes de los partidos estatales británicos para incrementar sustancialmente la autonomía escocesa si ganaba el voto negativo han quedado archivadas por la victoria por mayoría absoluta de Cameron el pasado mayo. Y la ciudadanía tiene más memoria de la que creen algunos políticos.

Os tempos son chegados

Ninguén dixo que o proceso para acadar unha candidatura nacional galega, unitaria e de base cidadá para as vindeiras xerais fose ser doado. Concorren sensibilidades moi plurais e culturas políticas moi diversas afeitas máis a dinámicas de competición asañada ca as proprias da cooperación e asociación. Velaí un dos motivos polos que un proceso desta caste ha xuntar a función esencial dos partidos co pulo da cidadanía non organizada, dos movementos sociais e das candidaturas locais de unidade cidadá das pasadas eleccións de maio.
Mais un proceso desta caste precisa tamén do capital acumulado pola experiencia política e social de tantas persoas e dos mellores oficios de mediación, diplomacia e xenerosidade entre os diversos actores para que a nao arribe a bo porto. E, malia que se ten avanzado moito a respecto do estado da cuestión en xuño, fica moi pouco tempo e moitos son os perigos, que non só se circunscriben ao bipartidismo dinástico e aos axentes sociais beneficiarios do mesmo. Non, no espazo político ao que se dirixe a futura Maré galega non faltan os que queren impartir cátedra e tentan considerar determinadas forzas e persoas como actores de primeira. E outros que pensan que elixir programas e candidatos en primarias abertas á cidadanía consiste en impor maiorias mecánicas, no canto de buscar propostas que supoñan un común denominador da pluralidade e persoas con probadas cualidades de liderado, capacidade e transversalidade.
Agora ben, non nos trabuquemos. Se o proceso chegou a esta altura é porque a xente coñece o valor mutiplicativo da unidade nas eleccións e porque non son exportábeis a Galicia os esquemas de unidade do resto do estado. A maioría da xente quere unha proposta galega de noso, con plena independencia política e cun grupo parlamentar propio. Como tamén recoñece que esa proposta non pode ser neutral no que ao Estado se refire. En setembro de 2015, e con todas as súas limitacións, só Podemos, entre as catro grandes forzas estatais, pode coincidir coa Maré galega nas políticas de transparencia e afondamento da democracia, de conformación dunha nova axenda social e económica e de recoñecemento do estado plurinacional que Galicia e a súa cidadanía precisan.