O tripartito dinástico

O Xefe do Estado reivindicou a vía da represión e pechou a vía da negociación no seu discurso do 3-O, e PP, PSOE e C´s asumiron a solución extrema -e inconstitucional- de cesar o Govern e disolver o Parlament. Ao tempo, a apelación ao castigo penal e a priorización das solucións represivas xeraba en todo o Estado unha onda de nacionalismo español que mesmo reivindica ideas e xeitos de expresión até de agora patrimonio exclusivo da extrema dereita. Rexorde a España do “a por ellos”, que algúns acreditaban superada.
PP e C´s gañan xogando esta vía. Os laranxas albiscan a posibilidade de constituír o eixo dunha maioría unionista no Parlament e o PP gosta xogar en campos enlamados, na lóxica amigo-inimigo e na división social, ademais de agachar a presenza abafante da corrupción (velaí o inspector-xefe da UDEF recoñecendo a percepción por parte de Rajoy de sobresoldos en “B”) e unha desigualdade social que xa é a segunda máis importante da Europa.
Mais non se entende o papelón que está a xogar o PSOE. A afiliación elixiu Pedro Sánchez co obxectivo de construír unha nova maioría parlamentaria que desaloxase o PP. En troques, a nova dirección socialista asumiu acriticamente unha política que nin é a súa nin é a que lle piden as súas bases electorais (un 54% dos cidadáns fóra de Catalunya amósanse partidarios dunha solución negociada). Deste xeito, o PSOE mércalle o discurso territorial ao PP sen ningunha caste de contrapartida. De feito, voceiros autorizados do PP xa manifestaron que na comisión parlamentaria para a reforma constitucional, creada pola iniciativa socialista, estudaranse non só fórmulas para afondar na descentralización, senón a posibilidade de recentralizar, recuperando competencias como a educación. Velaí que sexa o PSOE o que xoga no campo do PP.
Malo que o PSOE non sexa quen de artellar unha maioría parlamentaria que desaloxe un PP enchoupado na corrupción. Mais tamén que non sexa quen de artellar maiorías lexislativas para derrogar a “lei mordaza” ou reformar fondamente as contrarreformas do PP no sistema educativo e no réxime local. Con só 137 deputados o PP goberna como se tivese maioría absoluta.
O tripartito dinástico amosa ideas e procedementos antigos, propios dunha democracia de baixa calidade e dunha sociedade cada vez menos inclusiva. Os problemas non se solucionarán. Perderemos prosperidade e liberdades.

¿Puede resolverse con sanciones una pitada a la marcha real como la del Camp Nou?

Si miles de aficionados catalanes y vascos pitan el himno español, eso no se resuelve con sanciones de la Ley Mordaza o enviando la Guardia Civil a casa de tales aficionados. La solución pasa, sin duda, por reconocer la plurinacionalidad del Estado y aceptar que hay millones de ciudadanos que no nos sentimos identificados con la marcha real o la bandera roja y gualda como propia, aunque hayamos de respetarlos. Que miles no lo hayan hecho no debe entenderse como agresión a España, sino a una monarquía y a un régimen institucional que no ha sabido integrar la plurinacionalidad.
La marcha real y la bandera roja y gualda fueron adoptados por la monarquía borbónica como símbolos de una monarquía centralizada, la misma que derogó las libertades catalanas en 1714, los fueros vascos en 1839 y tuvo que aceptar la independencia de las repúblicas americanas y, posteriormente, de Cuba o Filipinas (1898). También la que dividió en cuatro trozos provinciales “como la túnica de Cristo” el Reino de Galicia en 1834 y aplastó la Revolución gallega de abril de 1846. Pero es que este mismo himno y bandera, sustituidos por la República en 1931, representaron la victoria (que no la paz) de 1939.
Bajo esa bandera y a los acordes de ese himno fueron fusilados Alexandre Bóveda, Lluis Companys, Carrasco i Formiguera (fundador de Unió), doce capellanes nacionalistas vascos y cientos de miles de españoles. El problema ya no es la desafección que cientos de miles de gallegos, catalanes y vascos le tengamos a este himno y a esta bandera. El problema es que no representa a millones de españoles por su conexión con un régimen que significó la muerte para muchos, la represión, la injusticia y el atraso durante décadas. Sólo en las generaciones más jóvenes ha existido un cierto rescate cívico de la bandera rojigualda con los éxitos de la selección española de fútbol.
La transición blindó, junto con la Monarquía, este himno y esta bandera, al tiempo que evitó una auténtica ruptura democrática. Los Estatutos de Autonomía fueron sometidos a la jurisdicción de un Tribunal Constitucional que ha desarrollado su función como si de un árbitro casero se tratase, declarando la inconstitucionalidad parcial de las leyes de normalización lingüística o el Estatut aprobado por la ciudadanía catalana y permitiendo una recentralización abierta que ha limitado en gran parte las posibilidades de autogobierno que la Constitución y los Estatutos abrieron.
En fin, el presidente Mariano Rajoy ha intensificado dicha recentralización y ha bloqueado cualquier avance hacia el reconocimiento, no ya del derecho a decidir, sino de toda mejora del autogobierno y de la financiación autonómicas. El sistema institucional español está agotado y cualquier esquema de convivencia plurinacional parece posible, pero ciertamente remota. En estas circunstancias, ¿nos puede extrañar lo ocurrido en el Camp Nou?