O novo Decreto de Nova Planta

Despois de conquistar a ferro e lume a cidade de Barcelona o 11 de setembro de 1714, o rei Felipe (V) de Borbón promulgou en xaneiro de 1716, baseado no seu dereito de conquista, o Decreto de Nova Planta, que suprimía as institucións catalás de autogoberno.
Neste outubro de 2017, o goberno de Felipe (VI) de Borbón aprobou unhas rigorosísimas medidas de suspensión da autonomía catalá. Unhas medidas que vulneran o propio artigo 155 da Constitución na que se basean (que permite medidas de intervención autonómica, nunca de suspensión ou anulación autonómica) e, xa que logo, alicérzanse moito máis naquel dereito de conquista gañado polo Borbón de 1714 ca no pactado constitucionalmente no 1978.
Todo o Goberno catalán será cesado. O Goberno do Estado mandará directamente en Catalunya e dirixirá a Administración autonómica, quer dende Madrid, quer nomeando comisarios ou órganos “ad hoc”. O Presidente do Goberno do Estado asume a capacidade de disolver o Parlament. O control parlamentario da Generalitat trasládase ao Senado e a iniciativa lexislativa condiciónase ao veto do Goberno do Estado.
Suprímese, xa que logo, o autogoberno catalán. Para máis, non existe un tempo limitado para esta suspensión nin se fixou data electoral para xaneiro, como querían os socialistas. Hai quen agoira varios meses de delongada intervención para españolizar Catalunya.
Enric Juliana definiuno moi a xeito: preténdese castigar Catalunya e envíase unha mensaxe moi nidia a respecto de quen manda de verdade non só ao pobo catalán, senón ao conxunto da cidadanía do Estado. Como din os socialdemócratas eslovenos: “o sábado morreu a Europa xusta e libre”.

A arrincadeira. Nin houbo sedición nin é competente a Audiencia Nacional
Non existiu sedición na conduta dos presidentes de Òmnium Cultural e da ANC o 20 de setembro, por non existir violencia ningunha no seu comportamento. Canto máis poderían existir leves indicios de desordes públicas, delicto que non admite a prisión preventiva. Por outra banda, a Audiencia Nacional non é competente para axuizar a sedición, segundo o artigo 65.1 da Lei Orgánica do Poder Xudicial, xa que a sedición non é un delicto cohtra a forma de Goberno, porque estes delictos desapareceron no Código Penal de 1995. As vulneracións da legalidade por parte dos Poderes do Estado están a ser continuas.

Catalunya triomfant? Os fitos do procés

Este é o artigo publicado no número 47 da revista Luzes. Pode descargarse aquí: Catalunya triomfant? Os fitos do procés. Xoán Antón Pérez Lema Luzes. Setembro de 2017, ou ler a continuación:

As razóns de Catalunya

Catalunya era un país con poucos independentistas até xuño do 2010, cando o Tribunal Constitucional (TC) desfixo o novo Estatut que aprobara o pobo catalán en referéndum no 2006, dando por pechada toda solución á cuestión catalá dende o autonomismo. Asistimos en meses á conversión en indepes de sexaxenarios cidadáns federalistas votantes do PSC e de mozos barceloneses castelanfalantes fillos da inmigración murciana e andaluza. En setembro de 2012 o president Artur Mas tentou de Rajoy un pacto fiscal para acadar un concerto económico semellante ao de Euskadi e Navarra, mais Rajoy rexeitou a proposta por inconstitucional.
Dende entón -e máis dende a Diada do 11-S do 2012-, arredor da Assemblea Nacional Catalana e de Òmnium Cultural foise estruturando unha potente organización transversal e interclasista para lle dar canle á autodeterminación de Catalunya. En Madrid e outros lugares do Estado adoitan pensar que o pulo soberanista naceu do xogo politico de CDC (hoxe PdeCAT), ERC e CUP, mais o movemento soberanista trascende moito dos partidos nacionalistas, das elites e dos catalanfalantes. É un movemento social que integra toda caste de cidadáns de Catalunya.
Os Gobernos da Generalitat tentaron abondo pactar co Goberno do Estado un referéndum para que Catalunya fixese uso do dereito a decidir que deriva da conxunta interpretación do Pacto Internacional de Dereitos Civís e Políticos (1966) da ONU, do artigo 96 da Constitución e da doutrina emanada da Sociedade de Nacións (antecedente da ONU) ao recoñecer determinadas nacións europeas sen Estado (como fixo coa nosa Galicia en setembro de 1933). Un dereito a decidir que máis do 70% da cidadanía catalá quere concretar nun plebiscito.
Velaí que, pechadas todas as vías de consenso, o Parlament catalán, seguindo o mandato das eleccións autonómicas de setembro de 2015, vaia aprobar esta semana a Lei do referéndum, que dará cobertura normativa ao Decreto do Govern convocando o vindeiro plebiscito do 1 de outubro. O TC suspenderá esa cobertura normativa e constataremos o confronto entre a normativa constitucional española e a emanada do mandato cidadá catalán de setembro de 2015.
Confronto de lexitimidades que non se amaña con Tribunais nin moito menos coa Garda Civil ou os tanques. E Rajoy sábeo.

Todo apunta a que Artur Mas será investido presidente

Aunque la asamblea no vinculante de Manresa celebrada el 29 de noviembre evidenció que el apoyo a la investidura de Mas no es mayoritario en la CUP, todo apunta a que la asamblea decisoria que los cupaires celebrarán el 27-D podría posibilitar que Mas forme gobierno a principios de enero, evitando así las elecciones. La coincidencia temporal de este gobierno con el Gobierno de coalición PP-C’s que aparentemente saldrá de las elecciones del 20-D promete que no serán fáciles las soluciones de diálogo y consenso y sí serán muy posibles escenarios de tensión, confrontación e incluso choque de trenes una vez se constituyan los nuevos Gobiernos estatal y catalán.
En 1893 se reunió el catalanismo militante en la ciudad de Manresa, el centro geográfico de Catalunya. Esta reunión encumbró al joven Prat de la Riba al liderazgo de una nueva política: la de la recuperación de la catalanidad polítiica, manifestada con la aprobación del ideario catalanista expresado en “Las Bases de Manresa”. Antes, el patriota gallego Alfredo Brañas había escrito El Regionalismo Gallego, cuyas ideas constituyeron una importante aportación al debate manresano. Al año siguiente (1894) otro patriota, Sabino Arana, residente en Barcelona años atrás, fundaría el EAJ-PNV. Prat de la Riba, Arana y Brañas compartían un principio práctico: nadie mejor que nosotros para gobernar nuestros países; empobrecidos por la monarquía castellana, la absurda centralización funcionarial y el incipiente capitalismo de amiguetes de fines del siglo XIX.
La llamada Candidatura de Unidad Popular (10 diputados y casi el 9% en las elecciones nacionales de Catalunya del pasado 27-S) celebró el pasado día 29 una asamblea deliberante, no decisoria, en la misma ciudad del Bages. Su resultado visualizó que a la mayoría de la militancia del partido del independentismo socialmente irredento no le preocupa la construcción política, aunque exista una significativa minoría que apoya la investidura de Artur Mas. Pilar Rahola lo ha contado muy acertadamente: existe una minoría del independentismo que no entiende que de lo que se trata es de construir Estado, construir instituciones, construir convivencia.
Construir un Estado nuevo es complicadísimo. Las luchas armadas entre el Irish Free State y el Irish Republican Army (1922-1924) deberían ser un ejemplo permanente para todos los ciudadanos europeos que nos reconocemos pertenecientes a una nación distinta de la ciudadanía estampada en nuestro pasaporte. La mayoría de la CUP incurre en el infantilismo del: “Lo quiero todo y lo quiero ya”.
Se olvidan sin duda que, siendo apreciable la aportación de la CUP al procès, es ciertamente minoritaria. La conjunción de los partidos CDC y ERC -y sus aliados- y de las organizaciones patrióticas Òmnium y Assemblea Nacional Catalana (ANC) suponen más del 80% de la ciudadanía catalana comprometida con la independencia.
Pero la presión social y mediática ha comenzado a surtir su efecto. El antiguo portavoz parlamentario de la CUP, David Fernández, escribía hace pocos días en el periódico Ara Cat defendiendo la investidura del president por parte de dos de los diez diputados cupaires. Y David Fernández es, sin duda, una persona influyente en la CUP. De los más influyentes.
Ello no obstante, la CUP tiene una dependencia de sus bases muy superior a las otras fuerzas políticas, más atentas quizás a su electorado. La CUP ha convocado una Asamblea decisoria para el 27 de este mes, una semana después de las elecciones. Allí se decidirá el apoyo a la investidura de Mas. El rechazo a la investidura determinará que el 9 de enero se convoquen automáticamente nuevas elecciones para marzo de 2016. Pero ello no ocurrirá, previsiblemente. La CUP ha manifestado por activa y por pasiva que no quiere nuevas elecciones y Junts pel Sí también ha dejado claro que no será posible otro candidato a la presidencia que no sea Artur Mas.
Es muy probable que el Gobierno del estado que salga de las elecciones del 20-D, a tenor de las últimas encuestas, sea un gobierno PP-C´s, el cual se cerraría en banda tanto a un referéndum no vinculante en Catalunya como a una reforma constitucional que reconozca el derecho a decidir. Incluso cabe pensar que, de existir esta reforma, no será precisamente para incrementar el autogobierno de las nacionalidades.
Este Gobierno confrontará, desde luego, con el nuevo Gobierno Mas, que comenzará su ejecutoria a primeros de 2016. Un Gobierno inmovilista en Madrid alimentará sin duda el procès y acercará al independentismo a miles de catalanes votantes de las opciones de tercera vía el 27-S, como Unió y Catalunya sí que es pot (más de un 12% de votos), mientras la vinculación del nuevo Gobierno catalán a la resolución parlamentaria del 9-N (ya anulada por el Constitucional) generará escenarios de gran tensión política.
En estas circunstancias, la hoja de ruta de 2016 de Junts pel Sí y del Gobierno que eventualmente forme Mas en enero priorizará la búsqueda de soluciones negociadas en el ámbito de la Unión Europea. Y es que, aunque las manifestaciones de los políticos europeos hayan sido en muchos casos poco estimulantes para el independentismo, en diversos grupos del Parlamento europeo y en diversos departamentos de la Comisión Europea preocupan -y mucho- las consecuencias del choque de trenes que se acerca.

Cartas catalanas (I): Fue la cerrazón de Rajoy la que convirtió las autonómicas en plebiscitarias

Las elecciones autonómicas catalanas del próximo 27 no son, en un sentido jurídico, unas elecciones plebiscitarias. Pero sí lo son en el terreno político y así lo reconocen implícitamente los partidos contrarios al derecho a decidir de la ciudadanía catalana, como PP, PSC y C´s. Pero nadie les hubiera dado ese carácter si el Gobierno del Estado hubiera permitido la consulta del pasado 9 de noviembre, como Cameron aceptó el referéndum escocés del 18 de septiembre de 2014. Sin embargo, Rajoy impugnó ante el Tribunal Constitucional tanto la convocatoria como la propia ley catalana de consultas (basada en la competencia estatutaria de la Generalitat para convocarlas). Y este Tribunal Constitucional, politizado y casero (pensemos que sólo los cuatro magistrados elegidos por el Senado tienen vinculación con los poderes autonómicos, en cuanto el 25% del Senado ha sido elegido por los Parlamentos territoriales) suspendió de inmediato la consulta.
Privado, inconcebiblemente, de la capacidad jurídica de poder escuchar a su propia ciudadanía, el Govern de la Generalitat optó, entonces, por convocar unas nuevas elecciones autonómicas, a las cuales la candidatura unitaria Junts pel Sí (que agrupa a la Convergència de Artur Mas, la Esquerra Republicana de Junqueras y las organizaciones ciudadanas Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural) y la CUP concurren con un programa electoral para desarrollar un calendario que culmine en la proclamación y reconocimiento internacional de Catalunya como un Estado independiente.
Se insiste mucho en los medios madrileños, en los últimos días, que las encuestas no dan una clara mayoría por la independencia, aunque los partidarios del derecho a decidir parecen alcanzar un 70%. ¿No hubiera sido mucho mejor salir de dudas y contar los votos? ¿A quién le asusta un referéndum legal? El marco jurídico canadiense que regula el derecho a decidir de Quebec podría haber sido una solución o la fórmula empleada en Escocia.
Las elecciones del 27-S son plebiscitarias en cuanto a sus consecuencias políticas. Y las ha hecho plebiscitarias la cerrazón e inflexibilidad del Gobierno del Estado. Con su actitud cerrada y obstruccionista, el Gobierno español impidió cualquier consulta legal de la ciudadanía catalana, por lo que no dejó más opción al Govern de la Generalitat que convocar unas elecciones autonómicas a las que pudieran presentarse fuerzas y coaliciones con un programa electoral para la independencia, a fin de conocer la decisión ciudadana al respecto.

La lista de unidad catalana demuestra que el soberanismo sigue dominando los tiempos

El líder de CDC, Artur Mas, y el de ERC, Oriol Junqueras, han sabido aparcar sus importantes diferencias (y su indiscutible rivalidad personal) para integrar juntos una candidatura de claro predominio ciudadano, con la mente puesta en ganar las próximas elecciones autonómicas del 27 de septiembre, que ambos plantean como plebiscitarias. Todo el soberanismo concurrirá unido, salvo los antisistema de la CUP que aportarán votos incompatibles con los planteamientos centristas de Convergència. Recientes encuestas dan a este tipo de formulación electoral posibilidades de mayoría absoluta, que no aparecían en las encuestas del pasado otoño.
Fuera de Catalunya e incluso fuera de Europa cada quien tendrá su opinión sobre la posibilidad objetiva de que aquel país mediterráneo se independice del Estado español. Pero haría bien cualquier observador foráneo en evitar los medios madrileños como fuente de información sobre la evolución política catalana. Porque son de una descarada parcialidad y, además, no dan una.
Madrid (y alguna discutida política catalana como la líder territorial del PP Alicia Sánchez Camacho) habían ya sentenciado al president Mas y, en general, al soberanismo. El llamado “soufflé independentista” bajaba -supuestamente- y las disensiones en el soberanismo eran ya irreconciliables.
Pero Artur Mas y el líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras, llegaron al acuerdo que no había sido posible en noviembre pasado para presentarse juntos a las elecciones autonómicas que Mas convocará, disolviendo el Parlament, el próximo 3 de agosto. Unas elecciones que ambos califican de plebiscitarias.

Unidad ciudadana desde la sociedad civil
Pero el acuerdo fue posible porque los dos partidos CDC y ERC (a los que se han unido las escisiones de los democristianos de Uniò Democrática de Catalunya -Demòcrates de Catalunya- y de los socialistas catalanes del PSC -Moviment d’Esquerres-) fueron conscientes de que ha sido el liderazgo de las organizaciones que vertebran la sociedad civil el que ha permitido este acuerdo ciudadano. Fundamentalmente el liderazgo de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), organizadora de las demostraciones callejeras más importantes cuantitativamente de la reciente historia europea, con ocasión de las últimas Diadas del Onze de Setembre, en 2012, 2013 y 2014.
Por ello se ha procurado manifestar ante la ciudadanía catalana este predominio social, ciudadano, respecto de los partidos. La lingüista y ex presidenta de la ANC, Carme Forcadell será la nº 2 por Barcelona, mientras que la economista y presidenta de Òmnium Cultural será la nº 3. Artur Mas será el nº 4 y Oriol Junqueras el nº 5, aunque nominados respectivamente para la presidencia y la vicepresidencia de la Generalitat. El nº 6 será el presidente de la organización de castellanohablantes por la independencia Súmate.
Cuidadosamente calculada parece la elección del nº 1 de la candidatura, el ex eurodiputado de Iniciativa Els Verds (ICV) Raül Romeva, de nítido perfil ecologista, pacifista y de izquierdas. Sin duda un perfil para disputar los votos a la coalición de ICV con Podem, Guanyem y otras fuerzas que pretende situarse por encima de la disputa soberanismo vs constitucionalismo, a través de un genérico y descafeinado reconocimiento abstracto de un derecho a decidir de Catalunya sin traducción práctica en la agenda politica.

Expectativas favorables al soberanismo
Los anticapitalistas asamblearios de la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) han quedado, sin embargo, al margen del acuerdo, toda vez sólo estaban dispuestos a integrarlo si la lista unitaria integrarse sólo personas vinculadas a la sociedad civil y nunca políticos (CdC y ERC se reparten al 60-40% los puestos de la lista no reservados para representantes ciudadanos o a Demòcrates de Catalunya y al Moviment d’Esquerres). Pero hasta esta circunstancia parece aliarse a favor de los eventuales buenos resultados del soberanismo, ya que la CUP va a atraer el independentismo de extrema izquierda e incluso sectores próximos a la tradición libertaria catalana que dificilmente apoyarían una candidatura que integre a Mas.
El propio periódico barcelonés La Vanguardia, ciertamente alejado de los postulados soberanistas desde que Màrius Carol (hombre íntimamente vinculado a su editor, el Conde de Godó) accedió a su dirección, ha modificado su línea para situarse más próximo al soberanismo que a lo que denomina “inmovilismo” de Rajoy y del PP, quizás consciente de que una clara derrota del soberanismo bloquearía cualquier mejora del autogobierno catalán.

No existen bloques en Catalunya
Y es que aunque sólo un 44% de catalanes apoyarían la independencia frente a un 48,4% que la rechaza (según la misma encuesta de la pasada semana de La Vanguardia que daba a una lista unitaria soberanista la eventual mayoría absoluta), casi el 80% está a favor de que la ciudadanía catalana decida su nivel de autogobierno y el 74% están a favor de incrementarlo sustancialmente. Es decir, son amplísima mayoría los que están a favor de un autogobierno más amplio y del derecho a decidir de los catalanes.
Al tiempo, parece generalizada la idea de que los partidos constitucionalistas, singularmente el PP y Ciudadanos (C`s) carecen de proyecto para Catalunya distinto al del inmovilismo, incluso acogiendo tesis abiertamente recentralizadoras, que parecen del agrado de un Albert Rivera mucho más pendiente de la acogida a sus propuestas en el resto del Estado.

Elecciones plebiscitarias
Lo que ya parece garantizado es el carácter eminentemente plebiscitario de la decisión catalana del próximo 27 de setembre, como han defendido Mas y Junqueras desde noviembre de 2014. Sin duda la participación será elevada y es poco probable que no se sientan convocados a votar muchos, quizás casi todos, como ya ocurrió el pasado 18 de septiembre en Escocia.

Tecermos consensos

Os inquéritos amosan con claridade que o tempo das maiorías absolutas están xa para pasar á historia. Aquelas xogadas electorais onde un 27% do censo (43-45% dos votantes) acadaba nas institucións o poder da maioría absoluta semella que van ser cousa do pasado. E teño para mín que a sociedade non vai sentir mágoa ningunha por esta evolución dos tempos.
As maiorías reforzadas (absoluta, tres quintos…) deseñáronse na Constitución e no Estatuto de Galicia para chegarmos a acordos, para tecer consensos. Non, de certo, para que chegase Rajoy e modulase ao seu xeito os Tribunais Constitucional e de Contas e, por vía indirecta, o Tribunal Supremo. Nin tampouco para que Feijoo puidese recortar a sanidade ou modificar o “status” do Consello de Contas dende a lexitimidade de orixe duns votos que son aptos para gobernar o día a día, mais non para modificar as regras da convivencia.
Velaí o tempo apaixonante da verdadeira política. Aquela que obriga ás distintas forzas políticas e sociais a renunciar parte do seu ideario e aquelar axendas transversais con outras forzas e sensibilidades. A que obriga a construír espazos de diálogo e participación, a que proscribe o “ordeno y mando”. A que ve na gobernanza unha ferramenta de inclusión e cohesión social e non de división e enfrontamento, coma fixeron os últimos Gobernos conservadores e varios dos autonomeados “progresistas”.
Esteamos ou non dacordo, un destes exemplos é o do pacto asinado este día en Catalunya polos partidos CDC e ERC, que quixeron abranguese ás CUP e outras forzas non nacionalistas e, tamén, a organizacións sociais coma a ANC e Òmnium Cultural. Porque outra das características do paradigma que vén é o protagonismo das forzas sociais e cidadás, canda as forzas políticas.
Cómpre tecermos consensos. E, na nosa Galicia, son urxentes o do pacto galego polo crecemento, o consenso a respecto do réxime local, o pacto polo territorio, o medio rural e o ambiente e o pacto pola lingua e pola educación. Sabermos tecer eses acordos, voltarmos á idea de que para gañar uns temos que gañar todos, é a chave do noso futuro económico e institucional.