A nova política e Domingos Merino

En abril de 1979 Domingos Merino, candidato da exitosa fórmula electoral Unidade Galega (que xuntaba o Partido Galeguista, o PSG e á futura Esquerda Galega) era elixido alcalde d’A Coruña. O primeiro alcalde nacionalista da súa historia. O primeiro alcalde democrático despois da longa noite de pedra da ditadura franquista.
A Coruña sofrira naquela noite de pedra. A represión franquista liquidara a súa clase dirixente, de xorne liberal e democrático. A especulación urbanística empobreceu a paisaxe e arrequeceu uns poucos. O concello agoniaba sen organización nin tesouraría.
Merino abriu as portas do concello á cidadanía: primeiro Regulamento de participación cidadá, voz aos veciños nos Plenos, xuntoiros do Goberno local e moitas Comisións Informativas. Os tenentes de alcalde da UG Gonzalo Vázquez Pozo (Gobernación e Persoal) e Pura Barrio (Facenda) estruturaron unha Administración eficaz, socialmente consensuada e moderna, unha Facenda saneada e un orzamento equilibrado. E o concelleiro Rafael Bárez redactaba un Plan Xeral urbanístico pensando na veciñanza e non no interese dos promotores.
Domingos Merino compatibilizaba a apertura democrática, a xestión eficaz e transformadora, a galeguidade reivindicativa e un coruñesismo moderno, que quería A Coruña como faro de Galicia. Mais o lobby da Coruña clasista e antiga e os intereses dos grandes promotores urbanísticos artellaron unha maioría contraria ao goberno local, xuntando ao PSOE coa UCD e AP. Unha campaña de comunicación “ad personam” chea de odio e falsidades (moi semellante ás sofridas polo alcalde vigués Lois Pérez Castrillo no 2002-2003 e polo vicepresidente Anxo Quintana en 2008-2009) tentou desprestixiar e illar socialmente ao alcalde. Poucos días despois do 23-F Merino demitía nun exercicio de dignidade política. E dous anos despois Francisco Vázquez, candidato do lobby que coaligaba os sectores da burguesía franquista cos novos grandes promotores, obtiña maioría absoluta e comezaba desmontar os alicerces da política urbanística e de participación democrática do Goberno de Domingos Merino.
Merino anticipou no 1979 a verdadeira nova política: apertura á sociedade, participación cidadá, eficiencia nunha xestión transformadora e consenso social. Os alcaldes galeguistas e progresistas haberían deprender ben desta lección.

Os erros históricos do PSOE

Pablo Iglesias fundou o PSOE no 1879. E axiña foi construíndo unha mesta organización político-sindical á que converteu nunha potente forza de masas entre 1910 e 1918. Mais logo comezarían os erros históricos desta organización. En 1923 Primo de Rivera implantou unha ditadura militar á que a maioría socialista (por proposta de Largo Caballero) lexitimou ao aceptar a súa participación no Consello de Estado. O mesmo Largo Caballero refugou, dende a súa saída do goberno -outubro do 1933- a vía institucional e democrática para pular pola vía revolucionaria, chegando a dicir que cumpriría no futuro unha resposta armada e que habería ir cara ela. Nestes anos o PSOE estaba dividido entre o sector revolucionario de Largo Caballero, o centrista de Indalecio Prieto e a dereita dun meu colateral devanceiro, o profesor Julián Besteiro, de orixe galega.
Durante a II República o PSOE, fídel á súa alma xacobina, fixo o posíbel por atrancar a aprobación do Estatuto de Galicia. No 1939, Besteiro adheriu á capitulación incondicional do coronel Casado confiando en Franco como mal menor: “de certo que nos vai deixar manter viva unha UGT ao xeito das Trade Unions”. Acertou de cheo.
Indalecio Prieto manexou de xeito abxecto uns fondos de axuda aos refuxiados españois entre 1939 e 1942, até que o Goberno mexicano, escandalizado, pasou a controlar estes fondos. O mesmo Prieto que vetou a aprobación, outravolta, do Estatuto de Galicia nas Cortes de México no 1945 e tentaba vetar a Castelao como ministro do goberno republicano.
No 1976, a Federación socialista galega do PSOE case non existía. Eran Paco Vázquez, Salvador F. Moreda e outros tres. A socialdemocracia galega aliñábase no Partido Socialista Galego (PSG), fundado no 1963. O PSOE, cos cartos da Fundación alemá Friedrich Ebert, fanou dende dentro ao PSG para acadar a súa destrución, ceifando así o campo.
En maio do 2010 Zapatero rendeuse ás presións de Merkel e Sarkozy e en outubro do 2011 o PSOE pactou co PP blindar constitucionalmente o pagamento dos xuros da débeda a respecto dos servizos públicos do benestar. Mais o PSOE xa tiña tradición na adopción de decisións que constitúen, de seu, erros históricos.

Los babyboomers de 1964: historia de una generación que cuenta todavía sus 40 (I)

De la muerte de Kennedy a la fundación del PSG y la UPG, pasando por los 25 años de paz.- En realidad 1964, el año en que nació mi hermano mayor Brais, comenzó el 22 de noviembre de 1963, con el asesinato del presidente Kennedy en Dallas. Mi madre, embarazada de nuestro Brais, recordaba perfectamente sentir varias patadas cuando vio a Jacqueline Kennedy gatear sobre el coche descubierto presidencial. Tengo que decir, para que el relato se entienda, que mis padres se habían casado en junio de 1963 y que disfrutaban de un TV Sylvania en blanco y negro desde que compartían vida en común, al volver de su viaje de novios.
Brais nació, algo más que ochomesino, en la mitad de abril, cuando lo cierto es que la naturaleza lo habría señalado bajo el signo de Tauro, allá por el 5, 6 ó 8 de mayo, para coincidir con el 35 aniversario de papá. Aquella primavera y aquel verano del 64 nacieron muchos babyboomers, niños y niñas, que luego darían bastante que hablar, pero esos meses aquella triste Galicia estaba marcada por la Eurocopa de Madrid, por las Olimpiadas de Tokio y por los 25 años de paz. Como las Olimpiadas de Tokio son generalmente conocidas, permítanme que les cuente que la selección del régimen franco-fascista español venció, el 21 de junio y por 2-1, a la selección soviético post-staliniana en un partido que pudo llamarse de la vergüenza si tenemos en cuenta las circunstancias políticas de una y otra dictadura pero que a los gallegos de la generación de mis padres les dejó el consuelo de que el gol del triunfo lo marcara en el 84’ el gallego Marcelino cabeceando un centro desde la banda derecha del gallego Amancio Amaro que no pudo atajar el meta Yaschin. El mismo Amancio que había marcado el gol del pase a la final en la semifinal contra Hungría, dos días atrás.
Más complicado es que este babyboomer, que nació muy pocos años después, les explique en qué consistían los 25 años de paz que Franco y su ministro Fraga Iribarne publicitaron en la primavera de 1964, para conmemorar las bodas de plata de la victoria franco-fascista. Mis padres nunca me hablaron de esta campaña, como estoy seguro que casi a ninguno de mis coetáneos les contaron esta historia en casa, ni mucho menos en clase. El caso es que más o menos la historia consistía en que la incipiente clase media recordara lo duro del castigo y de la represión sufridos por sus padres (ya que todos los abuelos sin excepción  lo habían sufrido de un modo u otro) por si se les ocurría preguntarse si su durísimo trabajo podría llevarles a la democracia, además de a la ilusión de una vida digna para ellos y para sus hijos.
El año -o mas bien la época- viene marcado por Please, please me Michelle, de The Beatles y por Satisfaction, de The Rolling Stones. En Europa De Gaulle ponía la primera barrera a la unificación política europea, la cual seguimos pagando y Johnson, ayudado por el impulso kennediano y la magia del discurso de Martin Luther King se obstinaba en convertir a los negros del Sur de Dixie en ciudadanos USA.
En Galicia la longa noite de pedra dejaba las hendiduras precisas para que los socialdemócratas gallegos fundasen el Partido Socialista Galego (PSG) y los marxistas más pendientes de las luchas de liberación nacional de Ben Bella y Ho Chi Minh que de lo que ocurria en Europa fundasen la Unión do Pobo Galego (UPG). Ambos eran el postrer intento por conectar el páramo interior con las Instituciones que Castelao había fundado en la diáspora a partir de la legitimación del Estatuto de 1936, asi como las bases para afrontar la inminente caída del franquismo, que se prolongaría, sin embargo, aun diez años más.

La TV, la EGB, el BUP y el COU.- No sé la oferta televisiva que aquellos curiosos años tuvieron en sus respectivos países  las carismáticas babyboomers Brigitte Nielsen, Elle McPherson, Courtney Love o la más intelectual Michelle Obama, pero puedo asegurarles que, hacia 1972, en Galicia se reducía a un único canal, el que ponía un globo, dos globos e incluso tres globos. Pero hasta con esta oferta única los babyboomers aprendieron a distinguir entre los personajes de la TV que los trataban abiertamente de enanos gilipollas (Capitán Tan, Valentina y demás Chiripitifláuticos- con la honrosa excepción de los cultos Hermanos Malasombra-, María Luisa Seco y el manga blando de los japos -Heidi y Marco, mayormente) de los que les abrían nuevos espacios y horizontes, como Miguel Angel Rellán, la banda del Mirlitón, Barrio Sésamo, el gran japo Meteoro o la propuesta de libertad de la fantástica Pippy Langstrüm.
El tardofranquismo parió un sistema educativo menos indeseable, hacia 1970, para que los babyboomers pudiesen empezar a corregir el analfabetismo que imperaba en esa época en varios de los países integrados a la brava en aquella España. Y así los babyboomers del 64 y los otros que les seguimos hicimos una enseñanza básica (EGB), un Bachillerato (el BUP) y un COU, antesala de una dura, inclemente y absurda selectividad que creaba más problemas de los que solucionaba.
Mi padre viajaba por todo el País Gallego inspeccionando las oficinas locales del Banco Pastor y pudo darse cuenta del gigantesco esfuerzo que sus coetáneos emigrados estaban desarrollando en Suiza, Alemania, Holanda, el Reino Unido, Barcelona o Madrid para que sus hijos estudiaran. Muy a menudo estos pioneros a la fuerza expresaban un esfuerzo en el deseo de una vida mejor para sus hijos, pero también en que éstos mejorasen sus familias, aldeas y villas. Los nacidos en los 60 y 70 pudimos darnos cuenta de lo fructífero de este esfuerzo, ya que el sacrificio de sus padres fue coronado con el de sus hijos, que con muchos menos medios que los gallegos más pudientes pudieron hacer una carrera o aprobar una oposición sumando su esfuerzo al de sus padres. Son aquellos compañeros que se hicieron personas viviendo con sus abuelos, sin conocer apenas a sus padres emigrados y luchando bravamente contra el folio, el foco y el examen.

Franco, el orejas y la política.- Andaban los babyboomers liados con el balón, las excursiones, los exámenes y la Nancy cuando murió aquel viejo general de la voz de pito, a quien los mayores le tenían tanto miedo. Un señor llorando, de corbata negra y con muchas orejas habló en blanco y negro desde la única TV que había para decir que Franco había muerto, que no había clase (Brais dice que dijo eso, yo no me acuerdo) y que iba a venir un tío alto que conducía coches chulos y que molaba bastante. Brais decía que iba a ser rey como el del Japón. Pero tenía dos hijas de calcetín corto y coletas para tirar de ellas y un niño de corbata y pantalón corto de los que nunca se manchaban, que siempre estaban aburridos cuando su padre hablaba. Estos días me acuerdo mucho de eso que decía Brais, porque a lo mejor alguna de las niñas aquellas de las coletas y del calcetín corto no entendieron que su padre era el Jefe de Estado de una democracia.
Mal que bien, nuestros primos mayores nos venían contando de los grises y de la democracia, pero siempre tuvimos la sensación de que hubo mucha gente a la que le llegó sin que hubiese movido un dedo por ella. Y a lo mejor no fueron los más perjudicados por el cambio de régimen.
Muchos primos mayores y algunos hermanos mayores de nuestros amigos cayeron en la droga y se vinieron abajo rápidamente, como cantó Luis Eduardo Aute. Primero el caballo y después el sida mataron mucha de la vitalidad de aquellos jóvenes que se iban a comer el mundo y se lo iban a explicar a los que los seguían, entre ellos a los babyboomers de 1964. Es por ello que el individualismo, el pragmatismo y la capacidad de observación son algunos de los caracteres comunes de esta generación. O, como dice Brais, algún@s las tendrán y otr@s no, depende de los días.
Termina este primer capítulo con un recuerdo: mi hermano Brais, primavera de 1980, con menos de 16 años, en el balcón principal de la Casa do Concello de A Coruña. Los partidos que mandaban en España, UCD y PSOE, querían rebajar la autonomía de nuestro país y equipararla con la que iba a ser la del pelotón que seguía a las nacionalidades históricas. La calle estaba indignada. Hasta aquel García-Sabell se movilizó y escribió un artículo en el que decía que los tramposos de la UCD de Madrid  mentían como canallas. Brais dice que valió la pena. Yo, viendo el espectáculo del Estado autonómico agotado, que trata a Galicia como a Ceuta o La Rioja en el ámbito político y peor que a nadie en el económico, pienso que aquel día les hicieron creer a nuestros padres y primos mayores que habían ganado cuando en realidad nos la tenían preparada. Pero esa es otra historia.
Otra historia que contaremos, con la de los trabajos, estudios, sexo, amores, comeduras de coco y evolución de est@s babyboomers que están, todavía, contando sus 40.