Presidente ou candidato?

Núñez Feijóo obtivo en setembro de 2016 a única maioría absoluta autonómica do PP posterior ás eleccións de maio do 2015. Mais, paradoxalmente, nunca foi máis irrelevante en Madrid o PPdeG como dende aquela. O boicot da Moncloa á transferencia da AP-9 (aprobada por unanimidade no Parlamento galego), a falla de información á Xunta a respecto da amortización do Laboratorio de moluscos da UE ou a retención polo Ministerio de Facenda de 321 M€ esenciais para que Galicia poida completar no 2017 o seu dependente e cativo financiamento, son exemplos abondo que explican o mal negocio que fixemos dándolle esa maioría absoluta ao actual presidente.
Mais a maioría absoluta soberanista e a grande malleira que levou o PP nas eleccións catalás do pasado 21-D causáronlle un grave dano ao prestixio da vicepresidenta española Sáenz de Santamaría, que foi até de agora a política clave no freo á influencia do PPdeG e do propio Núñez Feijóo. De súpeto Rajoy comeza ser abertamente criticado, mentres nin Soraya Sáenz de Santamaria, nin Cospedal nin Cifuentes semellan ser unha opción para a remuda do pontevedrés. Por primeira vez, o principal candidato para suceder Rajoy, a grande distancia das demais, é o Presidente galego.
Velaí o ritmo e sotaque do seu discurso de Ano Vello, no que se dirixiu moito máis aos españois ca aos galegos, para demostrar que é o número un na defensa da caduca idea da España uninacional e que subordina os intereses galegos ás supostas razóns de Estado. E, outravolta paradoxalmente, semella que o incremento da dimensión política de Núñez Feijóo en Madrid non xogará precisamente a prol dos intereses galegos.
Porque o precandidato Feijóo á Moncloa é o mesmo presidente de Galicia que asistiu á liquidación do subsistema financeiro galego, ás peores retalladas no servizo sanitario, á suba dos peaxes e deterioración do servizo na esencial AP-9, ás electricidades e combustíbeis máis caros e á peor pobreza enerxética do norte do Estado, nun país que exporta o 40% da enerxía que produce.
Canto mellor o faga de candidato á Moncloa peor o fará como Presidente de Galicia. Porque non se pode estar repenicando e na misa.

A reacción do nacionalismo español

Non vou ser quen negue que a vía unilateral do soberanismo catalán, encetada despois de sete anos de inmobilismo dende Madrid, non fose arriscada. Nin que sería conveniente unha maioría cidadá máis ampla ca un 48,7% de votos antes de adoptar certa caste de decisións.
Mais non se pode ser equidistante. O Govern e os partidos e organizacións cívicas soberanistas limitáronse declarar o 27-O a independencia de xeito simbólico, renunciando á desobediencia pacífica fronte ao golpe inconstitucional do 155. Nin houbo violencias nin rebelións nin sedicións. As sucesivas demostracións cidadás foron sempre pacíficas.
Máis do 70% da cidadanía catalá quería votar para decidir o seu futuro, mais o Goberno do Estado pechou, canda C’s e PSOE, todas as vías de diálogo. Certo que non se daban as condicións para un referéndum decisorio, mais o mundo soberanista tentou ese pacto até o mesmo 1-O. Ese día o Ministerio do Interior reprimiu violentamente a milleiros de pacíficos cidadáns, que querían votar, diante do mundo todo.
No 3-O o Xefe do Estado marcou o sinal do rearme españolista: nin desculpas, nin diálogo nin negociación. Dende esa data o rearme e agresividade do nacionalismo español é evidente. Vivimos tempos de “a por ellos” e non só na Catalunya ou Madrid, malia que no noso País o percebamos, por sorte, moito menos.
Dous terzos do Govern foron apreixados, canda os Jordis e o resto tivo que se exiliar. Faláronos, claro, da independencia dos Tribunais, mais a propia vicepresidenta Sainz de Santamaría, amais de defender a liquidación do soberanismo, vén de recoñecer esta falla de independencia no Supremo e na AN: cómpre agradecerlle a Rajoy o 155, porque así se conseguiu descabezar os soberanistas. Verdadeiramente ten razón, os principais candidatos de Junts per Catalunya e de ERC remanecen no cárcere ou no exilio e non poden partillar debates, encontros nin entrevistas face to face. A desigualdade de oportunidades é evidente, mentres Pep Borrell (PSC) corrixe Miquel Iceta e di que cómpre desinfectar Catalunya.
Dende o discurso de El-Rei o nacionalismo español rearmouse sen complexos, escollendo un camiño de represión e agresividade propio dos valores da extrema dereita. Mais estas exhibicións fachendosas poderían ser sinal de febleza antes ca de forza.

El juicio político a Mas alimenta la voluntad de millones de catalanes de decidir su futuro

Artur Mas, expresidente de la Generalitat de Catalunya, y dos de sus antiguas conselleras, se enfrentan a un juicio político desde un respaldo popular que este lunes ha sido protagonista internacional. El llamado procés gana densidad cuando se abre el tiempo crucial para su definición: el de la aprobación de la legislación transitoria que permita convocar un referéndum desde una legalidad catalana que se oponga a la legislación española. Sí, el previsto choque de trenes.
Este lunes se abrió ante el Tribunal Superior de Justicia catalán el juicio contra el antiguo President Artur Mas (2010-16), su antigua Vicepresidenta Joana Ortega y su antigua consellera (ministra) de Educación, Irene Rigau. Se les acusa de delitos de desobediencia al Tribunal Constitucional español y de prevaricación (es decir, adoptar una resolución ejecutiva groseramente contraria a la Ley siendo plenamente consciente de dicha ilegalidad) por los que se piden diez años de inhabilitación absoluta para cargos políticos a Artur Mas y nueve a cada una de sus antiguas colaboradoras.
Los independentistas llegaron al Tribunal respaldados por más de 40.000 manifestantes en lunes laborable, en el transcurso de un acto cuidadosamente planificado para causar positiva impresión en el resto del mundo. Objetivo que parece que ha sido cumplido, ya que muchos medios internacionales destacan en sus primeros análisis y, sobre todo, en sus testimonios gráficos la reactivación del llamado procés soberanista. Como dice a Mundiario un diputado independentista catalán en el Congreso de Madrid, “ninguna gasolina mejor para el procès que un juicio político.”

Una consulta no vinculante
Los hechos se remontan al domingo 9 de noviembre de 2014, cuando se celebró en Catalunya una consulta popular. La Constitución española reserva el derecho para celebrar plebiscitos vinculantes al Gobierno central, pero el Parlament catalán tiene competencias para convocar consultas no vinculantes, al amparo del Estatuto de Autonomía. Sin embargo, el acto ejecutivo de la Generalitat convocando una doble consulta no vinculante a la ciudadanía catalana (si querían que Catalunya fuese un Estado y, caso afirmativo, si querían que fuese un Estado independiente) fue suspendido por el Tribunal Constitucional el miércoles 4 de noviembre, cinco días antes de la consulta.
Artur Mas y los demás portavoces de aquel Gobierno catalán recuerdan que desde esa suspensión las Instituciones quedaron al margen y que las urnas de aquel domingo fueron gestionadas por ciudadanos voluntarios. Votaron sí a las dos preguntas más del 80% de los casi 2.350.000 ciudadanos participantes, sobre un censo electoral de 5,4 millones (43,5%, participación estimable para una consulta no vinculante que, además, había perdido su carácter oficial).

Responsabilidad penal harto dudosa
Aunque los medios madrileños coinciden en señalar que las conductas enjuiciadas resultan probadas y acreedoras de sentencia condenatoria, para un observador jurídico imparcial existen muy serias dudas jurídicas respecto de las conductas que se van a enjuiciar esta semana. La consulta catalana se celebró el domingo 9 de noviembre de 2014. Pero el 17 de noviembre la Junta de Fiscales de la Fiscalía Superior de Catalunya, por unanimidad de sus nueve miembros, acordaban no ejercitar acción penal alguna contra Mas y sus consellers. Por una parte, consideraban que ni Mas ni ninguno de sus consellers podrían haber cometido prevaricación, ya que la consulta no se había convocado mediante una resolución ejecutiva. Por otra parte, en cuanto a la desobediencia, entendían los fiscales catalanes que no se había dado al no habérsele notificado a órgano alguno de la Generalitat ningún requerimiento formal y expreso del Tribunal Constitucional imponiendo una conducta concreta en relación con la consulta del 9-N, apercibiendo de las consecuencias de su incumplimiento.
Ante esta firme actitud de la Fiscalía catalana fue el Fiscal General del Estado, Eduardo Torres Dulce, quien ordenó interponer desde Madrid la correspondiente querella criminal contra Artur Mas y sus colaboradores, a pesar de que había manifestado en principio que asumiría la opinión jurídica, en cuanto a dicha acción penal, acordada desde la Fiscalía Superior de Catalunya.
La estrategia de defensa de Artur Mas y de sus antiguas conselleras acentúa la idea de que la consulta no era oficial, ya que a su primigenio carácter consultivo y no vinculante se unió, desde la decisión del Tribunal Constitucional del 4 de noviembre, su carácter no oficial y su efectiva realización mediante voluntarios y no mediante recursos públicos. El relato de la inocuidad de la consulta fue promocionado por el propio Presidente del Gobierno central español, Mariano Rajoy, el cual manifestó el 12-N que la consulta “era un acto de propaganda”, al tiempo que se felicitaba porque “no había habido referéndum”. Sin duda un buen clavo para remachar esta línea de defensa de Artur Mas y sus conselleras. Por eso las defensas de los enjuiciados han pedido su testimonio, que ha sido rechazado por el Tribunal en una decisión probablemente inconstitucional que acentúa las dudas de muchos catalanes sobre la imparcialidad del Tribunal.

Gasolina para el procès
En cualquier caso, para millones de catalanes y para millones de observadores internacionales, los independentistas están siendo juzgados por intentar lo que quieren casi el 80% de los ciudadanos catalanes: poder decidir sobre su futuro. Ello quiere decir que este juicio constituye un significativo refuerzo para la moral del denominado procés, en parte dañada por la excesiva duración de dicho proceso.
Coincide el juicio con el pacto presupuestario entre las dos fuerzas electorales independentistas: la gubernamental Junts pel Sí (coalición formada por los centristas de la antigua Convergência -hoy PdeCat-, Esquerra Republicana de Catalunya -ERC- e independientes) y los antisistema de la Candidatura de Unitat Popular (CUP). Un pacto que garantiza la estabilidad del Govern y es antesala ante la aprobación en primavera de la llamada “Ley de transitoriedad jurídica”, aquella que permitirá convocar para el próximo septiembre referéndum vinculante y confrontar contra la legalidad española desde una legalidad catalana de transición.
La manifestación popular de hoy y el pacto presupuestario demuestran que la agenda hacia la legislación de transición y el referéndum tiene bases sólidas, con independencia de cual pueda ser la reacción del Gobierno central español.

Madrid irá al choque de trenes
Pero si el bloque independentista se rearma de razones éticas, jurídicas y políticas, el rechazo inmovilista del Gobierno central conservador (y de la actual dirección provisional socialista) a toda negociación real y a toda consulta ciudadana augura un choque de trenes. Madrid ha cancelado incluso su non nata predisposición mediática al diálogo con la Generalitat, manifestada urbi et orbe por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y nunca trasladada al terreno de las propuestas concretas negro sobre blanco.
En el ámbito internacional los resultados obtenidos hasta ahora por el independentismo institucional catalán han sido modestos. Los Gobiernos de la UE no quieren oir de secesiones con el Brexit o Le Pen sobre la mesa. Pero la reciente conferencia del president Puigdemont ha demostrado el apoyo no sólo de los ecologistas y nacionalistas de la European Free Alliance, sino la comprensión de muchos diputados socialdemócratas, conservadores y liberal-demócratas, singularmente en las repúblicas bálticas y escandinavas, Flandes y otros pequeños países europeos.
Quiere esto decir que, en el contexto europeo, España no podrá tratar el llamado procés como una cuestión de orden público o de pura legalidad. La seducción de la democracia es de largo recorrido y el denominado procés catalán, con sus incoherencias y contradicciones, responde al principio democrático. Contra el argumento de querer decidir tu propio futuro hay muy pocas consideraciones políticas, éticas o jurídicas que Madrid pueda oponer en un horizonte sostenido de contraposición de ideas.

El bloqueo institucional y el probable nuevo referéndum en Escocia dan alas a los independentistas

Los indepes catalanes consideran que el eventual nuevo referéndum escocés y la situación de interinidad española abre nuevas posibilidades para hacer avanzar el procès. Por primera vez el Parlament asume específicamente el riesgo jurídico de desacatar conscientemente los mandatos del Tribunal Constitucional.
La aprobación por el Parlament catalán -con la mayoría absoluta de los grupos indepes CUP y Junts pel Sí- de las conclusiones de la Comisión parlamentaria sobre el proceso constituyente no es ninguna novedad en sí misma. Si bien se contempla la posibilidad de la proclamación de la independencia por la vía unilateral, no es la primera vez que se plantea esta solución, teniendo en cuenta el absoluto inmovilismo del Gobierno del Estado a lo largo de estos cuatro años. La diferencia es que es la primera vez que el Parlament catalán aprueba una resolución a sabiendas que vulnera el mandato del Tribunal Constitucional. La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, recordó a los portavoces de ambos grupos indepes si eran conscientes de las eventuales consecuencias legales de su petición de votación de esas conclusiones. Y dichos portavoces las asumieron, como también los 72 diputados que las votaron.
Estamos pues, ante un salto cualitativo: el Parlament se considera soberano y aplica su resolución del 9 de noviembre de 2015, desconociendo toda autoridad del Tribunal Constitucional (que la anuló en su día), a sabiendas de que la represión del Gobierno del Estado será una realidad, como ya anunció la vicepresidenta Sáenz de Santamaría. La mayoría absoluta indepe asume las consecuencias de sus actos y rompe de modo pacífico con la legalidad española.
Al tiempo, se conoce una encuesta que, por primera vez desde primeros de 2015, otorga a los partidarios de la independencia la mayoría (47 vs 43%). El president Puigdemont, usualmente muy moderado en sus expresiones, dijo estos días en la Escola de Estiu de las juventudes de su partido, el PDC (la Joventut Nacionalista de Catalunya) que ni el Govern ni el Parlament esperaban ya por ningún gesto o paso desde Madrid. Se da por sentado que Madrid no moverá ficha, salvo para reprimir judicialmente el independentismo.

Viento en las velas: el Brexit y la incapacidad de formar Gobierno
Por otra parte, la decisión de la ciudadanía británica de romper con la Unión Europea ayuda a los planes independentistas, al poner otra vez bajo el foco el derecho a decidir de Escocia. La first minister escocesa, Nicola Stugeon, ha reiterado que la decisión del pueblo escocés ha sido inequívoca al apoyar con un 62% la permanencia en la Unión Europea, expresando la alta probabilidad de que se convoque un nuevo referéndum de independencia para evitar la salida de Escocia de la UE. Un referéndum que podría no ser autorizado por el Gobierno británico de Whitehall, si bien sectores próximos a la directiva del SNP, el partido nacional que gobierna en Escocia, no descartan que en su día se pudiera convocar este referéndum aún sin el plácet de Londres.
Puigdemont y su vicepresidente, Oriol Junqueras (ERC) valroran muy positivamente esta ventana de oportunidad abierta en Escocia. Mientras, confían en que la CUP apoye la moción de confianza a la que se someterá el president en septiembre y son plenamente conscientes que la interinidad en la investidura del futuro presidente del Gobierno del Estado contribuye a impulsar el procès, que parece ganar apoyos en el electorado de En Comù Podem.

Un referéndum de independencia
Otros políticos y comunicadores próximos al independentismo consideran que el procès puede sufrir de más con esta sucesión de gestos, teniendo en cuenta que el Estado, aunque debilitado, conserva una gran potencia de medios y mantiene una inestable complicidad de las instituciones europeas. Estos sectores consideran que el Parlament debería convocar a primeros de 2017 un referéndum , aún a sabiendas de su ulterior prohibición por los Tribunales españoles.
Una decisión clara a favor de la independencia en un eventual referéndum, aunque no se valide por Madrid, sería una tarjeta de visita muy poco cuestionable no sólo respecto de varios Estados de la Unión Europea (diversas instituciones danesas o de las repúblicas bálticas ya han mostrado su comprensión con el procès catalán), sino ante los propios EE UU.

La reacción de Madrid: represión y falta de diálogo
Mientras, en Madrid las reacciones unánimes entre los partidos unionistas y los medios de comunicación piden mano dura, sin darse cuenta que la represión desconectará más aún Catalunya del Estado español. Algunos de los editoriales parecen olvidar que el Parlament fue elegido democráticamente y que el procès ha intentado por todos los medios desarrollarse dentro de la Ley hasta que ha sido imposible, si bien aún en esta circunstancia se ha mantenido dentro de cauces pacíficos y democráticos. Los indepes cuentan con un sólido apoyo en la mitad de la población catalana. En este sentido, una eventual condena a Homs, Mas ou Forcadell incrementaría aún más la fuerza del independentismo.

A quen beneficia a recentralización?

Ninguén pode xa dubidar da axenda recentralizadora do PP. Velaí a reforma local, que fanará a autonomía local e potenciará as Deputacións, a aprobación da Lei educativa -LOMCE-, coa imposición do castelán como lingua vehicular e as súas reválidas de Estado que descoñecen as competencias educativas de Galicia ou o estéril tentamento de blindaxe das touradas ao consideralas patrimonio cultural inmaterial. Pasando pola imposición ás Comunidades Autónomas do copago das menciñas, descoñecendo a autonomía de cadanseu servizo sanitario ou da proposta Sáenz de Santamaría de supresión de controis externos como o do Valedor do Pobo ou do Consello de Contas.
Qui prodest? A quen beneficia esta recentralización, que leva vinte anos baleirando de contido o noso Estatuto de Autonomía e, xa que logo, modificando indirectamente o pacto constitucional que recoñeceu a personalidade nacional de Galicia? A resposta apunta aos intereses que tentan esfarelar o Estado do Benestar. Porque a ofensiva contra a autonomía política de Galicia e a autonomía local dos seus concellos busca, sempre, reducir os níveis de cobertura e calidade dos servizos sociais, educativos e sanitarios para ir recentralizando a súa prestación, unificando por abaixo a súa calidade e privatizando a súa xestión dende Madrid, de xeito que só grandes empresas españolas de amigos do Poder estatal poidan optar á coxestión destes servizos. Velaí como a recentralización persegue a desmontaxe do Estado do Benestar, ademais da redución dos níveis democráticos, ao afastar o Poder da cidadanía e suprimir os controis exteriores á gobernanza.
Tamén latexa tras desta recentralización a obsesión por concentrar en Madrid todo o poder financiero e empresarial do Estado, patente na absurda andaina de levar o AVE a todas as capitais “de provincia” ou de construir un inviábel “aeroporto central” que agora peta despois de consumir 6000 M€ -un billón de pesetas-. A obsesión de potenciar as grandes empresas dos sectores regulados e do IBEX 35 impedindo calquera política efectiva de Galicia, por exemplo, para potenciar o seu desenvolvemento empresarial endóxeno.
A quen beneficia a recentralización? Non de certo á cidadanía galega, nin aos empresarios e traballadores deste País.

Unha contrarreforma política

Di ben o profesor Pablo González Mariñas que a reforma administrativa suxerida no informe Sainz de Santamaría (aprobado antonte polo Goberno Rajoy) non é tal, senón unha xenuina contrarreforma política. Porque a existencia de duplicidades, ineficiencias e gastos inúteis é evidente. Mais a súa orixe non foi a devolución do autogoberno a Galicia, Euskadi e Catalunya, senón, nun primeiro momento, a xeneralización do “café para todos” (teñen que xestionar Murcia e Extremadura cadanseu servizo de saúde?) e, dende Felipe González, a conservación a mantenta das estruturas do Vello Réxime: Deputacións (só coa súa supresión gañaríamos 22 M €, ben máis ca os 8 M€ de aforro que disque xeraría esta reforma), Gobernadores Civís (hoxe os prescindíbeis Subdelegados e Delegados) e órganos administrativos centrais (Educación, Cultura e Deporte, Sanidade, Medio Ambiente, Turismo) sen sentido ningún dende a transferencia das súas competencias ás Administracións autonómicas.
No canto da supresión de duplicidades e aforro de recursos a medio da Administración única (que sexan os concellos e as autonomías as que executen e xestionen, suprimindo a metade dos Ministerios, os Delegados e Subdelegados do Goberno estatal e máis as Deputacións), a Rajoy ocórreselle ameazar aos galegos con novas restricións aos servizos públicos senón suprimimos o Consello de Contas (Institución estatutaria que, por sorte, precisa dunha improbábel reforma da nosa Norma Institucional Básica para a súa desaparición), o Valedor do Pobo e algúns deputados.
É dicir (outra vez nas acertadas verbas de Pablo G. Mariñas), Rajoy quere menos control político -menos Parlamento-, social –fóra Valedor–, e económico -fóra co Consello de Contas-. E non se nos diga que se pode facer o mesmo dende Madrid, porque todos sabemos que non é operativo nin eficiente. Mesmo non é posíbel. Non estamos diante dunha reforma que percure máis eficacia. Estamos diante dunha contrarreforma política que quere voltar á fallida centralización secular. Á exclusión do noso autogoberno. Á nosa inviabilidade como proxecto de vida en común.